sábado, 17 de julio de 2010

Open Air Madrid

El martes 13 se inauguró en el Parque Tierno Galván de Madrid Open Air por primera vez, el mayor cine de verano del mundo, que ya se ha celebrado con éxito otros muchos países de todo el mundo, en el que se pueden ver una première, cuatro preestrenos y 7 éxitos relativamente recientes en una gigantesca pantalla de 300 metro cuadrados y con un impresionante equipo de sonido, cómodamente recostado en una de las 2000 hamacas habilitadas para la proyección. Pero, por si esto no fuera bastante, al término de la película, se puede permanecer en la zona de ocio, en la que se podrá disfrutar de música, bebidas y comida hasta las 3 de la mañana. Para toda la información sobre la programación, entradas, ect, consultar la página web.

El jueves 15 tuve la suerte de poder asistir al Open Air, al preestreno de "Mi segunda vez", lo último de Catherine Zeta-Jones, aunque realmente la película era una excusa para ver el cine, que se presentaba como uno de los eventos más importantes de los Veranos de la Villa de este año. Y desde luego, lo es: por 14,50 euros (que en un principio parece caro, pero que después de das cuenta de que realmente es barato), puedes estar allí, en uno de los parques más bonitos de Madrid, desde las 20:30, te regalan alguna cosa y te dan un 2x1 en copas y un número para un sorteo después de la peli, y ya dentro, tomando algo, o simplemente en la hamacas (no revisan los bolsos, así que también es posible entrar comida y bebida de fuera). A las 22:30 en principio empieza la película, aunque en nuestro caso empezó más tarde. El levantamiento de la pantalla se lleva a cabo con gran espectáculo, más parecido a un concierto que a un cine, y es impresionante, da igual donde estés sentado porque se ve bien desde todas partes. Momento de tumbarse en la hamaca, con bastante fresco para el verano tan caluroso que está haciendo, e incluso si durante la proyección levantas los ojos al cielo, verás que es uno de los pocos sitios de Madrid en los que claramente se ven las estrellas. Como inciso diré que la película está muy bien, empieza como la típica comedia romántica chorra con situaciones exageradas y nada creíbles, pero va mejorando hasta ser una historia realmente bonita, en gran parte gracias a las actuaciones de Catherine Zeta-Jones y Justin Bartha, que logran crear unos personajes totalmente reales y cercanos, y que dentro de las primeras situaciones inverosímiles, ellos se mantienen perfectamente contenidos, y eso contribuye a empatizar con la historia. Estoy segura que que vista en inglés ganará más aún.

Cuando acabó la película, como había que hacer el sorteo, e imagino que no querían que la gente se fuera, hicieron para mí lo peor de toda la noche: cortaron los créditos finales! Vamos, como si fuese la televisión o algo así. No lo había visto hacer jamás en un cine, y para lo sofisticado que es todo allí, quedó muy cutre, la verdad. Si tienen prisa por hacer el sorteo, que hubieran hecho como en el Festival de Cine Alemán, donde quitaban el sonido para poder empezar antes los coloquios, pero los créditos continuaban hasta el final. En fin, no me gustó nada. Después del sorteo, con premios bastante decentes (un móvil, 15 botellas de Mahou, o una estancia en un hotel), empezó la música y el baile en una explanada frente a la pantalla, con animación incluida. Muy buenos temas, acompañados por los combinados, que con el 2x1 salen a un precio muy razonable. Una recomendación: probad los mojitos, aunque no estén incluidos en el 2x1, merece la pena, son de los mejores que he probado.

En fin, que fue una gran noche, con sus defectos, claro: me gustaría que las películas fueran en V.O.S., algo que todavía le daría más categoría, así como que por supuesto dejaran los créditos enteros. Y también que las películas empezaran a su hora, no solo por la espera aburrida, sino también porque la fiesta de después de hace corta, y en el caso de películas más largas, casi no dará tiempo a nada. Pero en general, el resultado fue muy bueno, mejor de lo que esperaba, y repetiría sin dudar. Parece que todos los días está teniendo lleno absoluto, así que sería una pena que os lo perdiérais. A veces merece la pena quedarse en verano en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada