miércoles, 9 de junio de 2010

Cine a 2 euros: "Que se mueran los feos" y "The Crazies"

¿Qué mejor manera de pasar un horrible día de frío y lluvia, que aprovechar la maravillosa iniciativa que se ha llevado a cabo en Madrid de poner, durante 3 días, el precio del cine a 2 euros? Lástima que esto no haya ocurrido en la época de los Oscar, sino en Junio, el peor mes (con permiso de Mayo) de estrenos de lo que llevamos de año. Así las cosas, aunque no es cuestión de perder la oportunidad de ver dos películas en cine en el mismo días por solo 4 euros, no es cuestión de ponerse muy exigente a la hora de escoger las películas, porque si lo haces no sales de casa. Y de este modo, tu pensamiento es: "Voy a ver lo que sea, si me gusta, bienvenido sea, si no, pues por lo menos ha sido barato". Con esta idea, he ido hoy dispuesta a pasar una tarde de cine intensa (acostumbrada ya como estoy, desde el Festival de Cine Alemán, a ver dos y tres películas en cine al día).

La primera que he visto ha sido la española "Que se mueran los feos", que en su día me llamó la atención cuando la estrenaron, pero que ya no esperaba ver en cine, y he salido bastante satisfecha. Es una comedia muy "a la española", pero sin ser una "españolada" como les ocurre a muchas películas españolas de este género. La historia de Eliseo (brillante Javier Cámara), el feo del título, buena persona que busca desesperadamente el amor, y que finalmente lo encuentra en su cuñada, es divertida y tierna a partes iguales. El director, Nacho G. Velilla, ya me había sorprendido gratamente con su primera película, "Fuera de carta", pero en esta lima las asperezas que tenía la otra, y, si bien el ritmo y el buen humor se mantienen, los detalles algo soeces y su proveniencia de la televisión aquí quedan mucho más ocultos, demostrando que, aunque no sea una obra maestra, su estilo está madurando. La película tiene puntos de humor realmente buenos, culminando con la escena final del protagonista cantando "Eres tú" desde el escenario, que, aunque pueda parecer algo exagerada y poco realista, es, junto a la del striptease de "Friendship!", de las más divertidas que he visto en mucho tiempo. En cuanto a los actores, están todos estupendos, empezando por Javier Cámara y Carmen Machi, pasando por unos divertidísimos Hugo Silva y Tristán Ulloa, en un cambio de registro muy distinto a lo que nos tienen acostumbrados, para acabar con el siempre grande Juan Diego. La música original de Juanjo Javierre, premiada es el festival de Málaga, es también de lo mejor de la película. Total, una película que te da lo que te esperas, y quizás incluso un poco más: pasas un muy buen rato y te ríes a gusto, sin necesidad de recurrir al humor grueso y a situaciones excesivamente surrealistas. Bastante recomendable

Pero, cuando no hay mucho que elegir, es difícil que tengas la suerte de que dos películas te salgan bien, y, tras una merienda y una visita a la Fnac (mi perdición), he visto "The Crazies", no por voluntad ni por elección propia, sino acompañando a alguien que sí la quería ver. La película vuelve a contarnos, una vez más, la destrucción del género humano, en este caso debido a un virus que se transmite por el agua y que vuelve locos a quienes se contagian. Pero da igual que sea por esto, por extraterrestres, o por lo que sea, las películas sobre la destrucción de la humanidad no me gustan nada, y procuro evitarlas lo más posible. Aún así, a pesar de mi desconfianza inicial, la película tiene unos 10 o 15 primeros minutos bastante prometedores, que me han hecho incluso llegar a esperarme algo más. Pero no, no nos engañemos. Sin llegar a ser horriblemente mala, "The Crazies" es una película horriblemente previsible, plagada de tópicos y de sustos baratos, lo que hace que finalmente se pierda todo el interés por todo lo que pasa y llegue a aburrir. Pasado el principio, no es más que una sucesión de huidas, en las que cada encuentro con los "zombies" son más repetitivos, llegando a haber situaciones prácticamente iguales en distintas escenas, los cual demuestra la falta de guión. La dirección no es mala, la película no está mal hecha, simplemente, no arriesga en nada, no transmite nada, sólo un afán por dar ridículos sustos que ya te esperas un siglo antes de que pasen porque los has visto mil veces en otras películas (la tipíquisima escena del ojo en la cerradura), sin llegar a crear en ningún momento suspense real. Bastante penosas me han parecido las escenas del forense, la del cuarto del bebé, y la de el lavacoches (¿?). En cuanto a los actores, el único que destaca un poco Joe Anderson, los dos protagonistas, el desconocido para mi Timothy Olyphant, y Radha Mitchell, que se pasa la peli dando gritos, parece que están ahí por estar. Lo que más se puede decir en su favor es que no es una película gore ni truculenta, que se regodee en la sangre y en lo desagradable, aunque no se si se puede considerar un mérito o un aspecto más de su frialdad y su nulo interés por arriesgar en nada. En fin, una película que no aporta nada a un género que, de por si, tiene más bien poco interés para mi. Podría haber pasado perfectamente sin verla.

Aún así, la oferta del cine a 2 euros me parece una gran idea, y parece que se va a repetir a finales de este mes. Sería genial si, como ya he dicho, los estrenos de Junio no dejaran bastante que desear. Sin embargo, hay algo apetecible, aunque algunas interesantes como "El retrato de Dorian Gray" o "The blind side", ya me adelanté, a riesgo más que probable de que no se estrenaran en España, y las vi, pero hay otras como "The last station" y la alemana "Entre nosotros", que espero poder ver cuanto antes. Y no, no espero con ansia el estreno de "Eclipse". Así estamos, y no parece que el verano vaya a traer mejores películas. Habrá que esperar al otoño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada